Marco Abarca, fundador de Kuna Ediciones

 

Marco Abarca, joven fundador

de Kuna Ediciones

Texto: Juan Antonio Santiago Salinas

Fotos: Antonio Rondero

Marco Abarca es un escritor que a sus 16 años fundó Kuna Ediciones, cuya primera publicación fue Y las letras nos unieron, una antología de textos literarios con autores de diversos países.

Este joven, nacido en Querétaro, estudia la carrera en Comunicación y Medios Digitales en la Universidad Corregidora, y de manera paralela, es alumno de la licenciatura en línea en Mercadotecnia en la Universidad Mondragón.

La revista Letramía contactó a este audaz creador mediante mensajes de texto para conocer más acerca del libro que coordinó. A continuación compartimos la entrevista que originalmente se publicó en nuestro número 9.

¿Cómo surge la idea de crear esta editorial? ¿”Y las letras nos unieron” es tu primer libro? ¿De qué trata este proyecto?

La idea de crear esta editorial es que sea un contenido escrito por jóvenes y leído (principalmente) por jóvenes. Por eso mismo el nombre de la editorial es Kuna Ediciones.

Y las letras nos unieron es nuestro primer proyecto y ya tenemos otros más en camino. Es una antología de cuatro géneros de autores: poetas, cantautores, booktubers y escritores. La mayoría somos jóvenes y, sin embargo, con un buen trayecto en esto. Con premios nacionales y grandes reconocimientos. También hay algunos un poco mayores que nosotros, y que sus libros todavía no han llegado a México.

Ya que hablas de los autores, ¿cómo escogiste a los escritores que participan en esta antología y cómo los contactaste?

A algunos ya los conocía y les platiqué del proyecto. Y a los que no conocía o estaban en otro continente o país, fue por redes sociales y teléfono. Fue una selección por corazonada, en los que confiaba y confiaban en mí. Claro que primero leí y vi más allá de sus escritos.

Ya veo. Es muy interesante que haya autores que son de otro país e incluso continente. Eso habla de un proyecto incluyente. ¿Podrías decirnos de qué nacionalidad son algunos de estos autores, así como lo que más llamó tu atención en sus escritos?

Claro, son autores de Nicaragua, Bolivia, Cuba, Argentina, España y México.

Lo que más llama la atención en estos textos es que sin habernos propuesto que nuestros escritos tuvieran una relación conjunta, hicieron una conjunción perfecta. A través de estas páginas pasas por un montón de sentimientos y emociones que nunca son las mismas, un sabor rico.

¿Cuál fue el proceso de edición de la antología y cuánto tiempo duró?

La idea de hacer esta antología estuvo rondando en mi cabeza alrededor de ocho meses. Y la recopilación de textos, ilustraciones, impresión y tal, poco menos de siete meses. Fue un proyecto algo rápido a comparación de otros.

Sí. Suena a que fue rápido, pero imagino que fue un arduo trabajo que trajo consigo un maravilloso resultado. ¿Podrías contextualizarnos sobre qué tan difícil es llevar a cabo dicho proceso?, ¿cuántos ejemplares existen?, ¿cómo se distribuyen?, y ¿dónde se pueden conseguir?

Claro, fue rápido, pero eso no quiere decir que haya sido más simple. Además eran menos días y por eso mismo más horas de trabajo al día. No es fácil pero tampoco imposible. Sólo se necesitan las ganas y hacerlo. No decirlo, ponerte en acción.

Fue un tiraje de mil ejemplares sacados hace un par de meses. Actualmente quedan sólo la mitad y este mes saldrá la edición e-book, además una editorial chilena quiere publicarlo allá.

Se distribuye en librerías independientes de México y en algunos Fondos de Cultura Económica. También online, con envíos internacionales y durante las presentaciones. Además de que el equipo de trabajo y yo nos encargamos de llevarlos a las librerías. Se pueden conseguir a través de las redes sociales de Kuna Ediciones, algunas librerías y en nuestros eventos.

Es genial que las editoriales de otros países volteen a ver su trabajo. Ojalá en la CDMX haya más editoriales interesadas en impulsar el talento joven… ¿Cómo y cuándo decidiste que ya era tiempo de terminar y sacar a la venta la antología? ¿Las presentaciones son únicamente en Querétaro o tienes la intención de viajar por el interior de la República y específicamente a la CDMX a presentarlo?

Fue en este año, en julio. Decidimos sacarlo a la venta para que más jóvenes leyeran y más personas conocieran lo que teníamos en manos.

Nuestra primera presentación fue en Querétaro y tenemos una sorpresita para el próximo año aquí; pero también fuimos a la FIL (Feria Internacional del Libro) Monterrey, a la FIL Guadalajara y a Celaya. La gente nos ha tratado muy bien, salas grandes, llenas y muchos libros firmados. Algo muy bonito y muchos sueños cumplidos que ahora son realidad.

Muy bien, Marco. Dinos por favor, ¿cómo te definirías como escritor?

¡Bien! Me defino como un buen lector que quiso dar un paso más para escribir sus propios mundos. Alguien que escribe vivencias de otras gentes que no son de este mundo, y por supuesto mías también.

¡Excelente! ¿Cuál es tu principal inspiración para crear un texto? ¿Quiénes son tus autores favoritos?

Tengo muchas y diferentes inspiraciones. Depende del texto que esté escribiendo. Es una conexión que hace mi pluma con el papel, como si ya estuviera escrito y yo sólo fuera el médium para redactar ese texto.

Sin Gabriel García Márquez no hubiera querido ser escritor. Él es una gran inspiración y ejemplo a seguir. También Benito Taibo, con su novela Persona normal me vi a mí; además me gusta ver la comunidad de lectores que está creando.  Y muchos más, a Stephen King lo admiro mucho. Latinoamericanos, Sergio Ramírez, Fritz Glockner y José Agustín.

¿Cómo es Marco Abarca fuera del mundo literario? ¿Qué más te gusta hacer?

Me gusta leer, ver películas de Woody Allen o Tarantino, caminar, hago videos stop-motion y fotografías. Me gusta salir con mis amigos, de vez en cuando patinar y tocar el ukelele.

¿Cómo te sientes al saber que a partir de ahora mucha más gente conocerá el trabajo de todos ustedes y que te reconocerán por tu trabajo y esfuerzo? ¿Qué piensa tu familia?

Me siento muy agradecido. De hecho, me han mandado muchos mensajitos diciendo que les ha gustado el libro, o que les dé una opinión de un texto que escribieron y eso en verdad que se agradece y me hace sentir muy bien. También hay gente que nos abraza en la FIL y los abrazo con el doble de cariño. Que te quieran por algo que escribiste, se agradece mucho.

A mi familia le gusta mucho mi faceta de lector y también la de escritor. Me apoyan mucho.

¿Cuáles son tus expectativas con este proyecto? ¿Qué sigue para Kuna ediciones? ¿Nos podrías adelantar un poco del siguiente proyecto?

Las expectativas van muy bien. A la gente le está gustando este proyecto, los jóvenes leen más, y lo mejor: lo están disfrutando.

Tenemos varios proyectos en mente. Queremos sacar libros en solitario, aparte de las antologías, y queremos hacer una antología de plumas jóvenes. Tenemos muchos proyectos para un futuro cercano, pero todavía no te puedo adelantar nada en concreto hasta tener todo. Eso sí, serán los primeros en saberlo.

Marco, ¿qué quieres llegar a hacer en el futuro? ¿Te gustaría vivir de esto? ¿Qué sigue para ti en tu vida personal?

En el futuro quisiera que más gente me leyera y que más gente disfrute de leer. Además de poder ayudarles a que ellos creen sus propias historias. Me encantaría vivir de lo mejor del mundo: escribiendo.

Quiero empezar un libro, el cual debo a alguien. No sé si lo publique o lo termine, pero necesito esa experiencia.

 

Nota: Esta entrevista se llevó a cabo a finales del año 2016, fecha en que Marco tan sólo contaba con 16 años. Actualmente también puedes encontrar Y las letras nos unieron en librerías Gandhi. 

Para conocer más sobre Kuna Ediciones, te invitamos a visitar sus redes sociales:

https://www.facebook.com/kunaediciones/

https://twitter.com/KunaEdiciones?lang=es