Entrevista con Hernán Arturo Ruiz

“Quería ser bombero y director de cine, estudié Derecho, pero terminé escribiendo”

Asistir a las ferias del libro nos permitió interactuar con diversos autores: con aquellos de una amplia trayectoria y, también, con los que apenas inician su camino en las letras. El trabajo de todos nos pareció valioso; por ello, no dudamos en conversar con Hernán Arturo Ruiz, joven narrador de Culiacán, Sinaloa, a quien conocimos en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2018.

Cuéntanos de ti

De niño quería ser bombero y director de cine. Estudié Derecho, pero terminé escribiendo. Soy un mosaico de quereres. Escribo cuento, pueden leer un poco de mi trabajo en las antologías: Lados B 2018, de Nitro/Press, y Once Navajas (narradores menores de 30 años), publicada por el Fondo Editorial Tierra Adentro. También he publicado en algunas revistas literarias.

¿Cuál ha sido tu formación literaria?

En primer lugar, fueron las lecturas que tuve de niño, los escritos que hacía y los comentarios de mis papás, desde la óptica de licenciados en Literatura Hispánica. Empecé a escribir con conciencia a partir de un taller literario con la escritora Mariel Iribe Zenil, en Culiacán; con ella fui aprendiendo y desaprendiendo. También he tomado talleres con Eduardo Antonio Parra, Imanol Caneyada y Juan José Rodríguez, pero mi maestra de cabecera es Mariel Iribe Zenil.

¿Cuál fue tu primera publicación?

Aunque uno diga que no piensa publicar jamás, creo que en alguna partecita está esa espina. Mi intención era escribir textos para llevarlos al taller, nada más, pero surgió la oportunidad de publicar en la revista estatal Timonel, de Culiacán, y, a partir de eso, empezaron a conocerme más personas y a invitarme a otros proyectos.

En los últimos textos que he escrito, manejo mucho la miseria humana, en todos los aspectos —económicos, emocionales—, y muestro cómo el que se esfuerza en querer salir de esa miseria, termina peor que como empezó, en un lugar diferente y más perturbador. Todos los temas que tienen que ver con la decadencia me atraen bastante.

Cortesía del autor

Sobre tus hábitos lectores…

¿Subrayas libros?

Sí, casi no hago anotaciones pero, si me gusta una frase, la subrayo o transcribo. A veces hago algunas anotaciones sobre los diálogos de los personajes. De pronto, cuando estoy escribiendo algo, recuerdo cómo lo hizo otro escritor; entonces voy al libro, subrayo y, para que no se me olvide, escribo, por ejemplo, “conversación entre jóvenes”. Veo cómo lo hacen otros autores y eso me sirve para tener una selección de los párrafos que más me gustan. Mis libros están rayados.

¿Tienes algún lugar preferido para leer?

No. Leo donde puedo. A veces voy a un café, pero es para cambiar de aires. En mi casa leo bastante, pero no me gusta, porque siempre hay algo que hacer; es donde más distracciones puedo llegar a tener.

Escritores favoritos:

Juan Marsé, Ricardo Piglia, J.M. Coetzee, Mario Vargas Llosa y Raymond Carver. Los he estado leyendo con mucha devoción.

¿Qué le recomendarías a los jóvenes que quieren escribir?

Que “aguanten vara” porque cuando uno empieza tiene la autoestima muy alta; piensa que se va a ganar el premio Nobel y, cuando llega a un taller, se da cuenta de su error. Recomiendo que se preparen para recibir y aguantar las críticas. Como decimos en el taller: “Es por el bien del texto”.

Nota: Esta entrevista se publicó en nuestra edición Letramía Trayectos. Aquí puedes leer y descargar la versión digital.